Sin duda, la decisión de comprar una empresa implica llevar a cabo un trabajo arduo y complicado. Pues es necesario realizar un análisis detallado de la empresa elegida y determinar si realmente vale la pena comprarla. Por esta razón, a continuación, queremos darte a conocer el procedimiento que necesitas seguir para hacer una buena elección y comprar la empresa adecuada.

En este sentido, es importante dejarse llevar por los consejos que los expertos como el equipo de Memory Consulting, pueden dar a sus clientes, y que servirán de guía para completar el proceso de comprar de la empresa que desean de manera ordenada y exitosa.

DETERMINAR EL TIPO DE EMPRESA A COMPRAR

En este punto, es muy importante que tengas en cuenta tus conocimientos y tu experiencia. Pues estos dos aspectos no solo te ayudarán a identificar fácilmente el tipo de empresa que debes comprar, sino que también te permitirán evaluar de manera adecuada cada uno de los elementos que conforman la empresa. Así mismo, el hecho de tener conocimiento del campo en el que se desenvuelve la empresa te ayudará a saber si ésta es rentable y si está acorde a las tendencias del mercado.

Una vez hayas definido el tipo de empresa que vas a comprar, necesitas empezar a buscar. Para ello, puedes buscar en los clasificados de los periódicos, en los que se publiquen en internet, o preguntarle a alguno de tus colegas si tienen conocimiento de la venta de una empresa que esté relacionada con lo que buscas.

Por otra parte, si tienes la posibilidad acude donde un agente especialista que te brinde asesoría y te permita resolver todas tus dudas con respecto al tipo de negocio que quieres adquirir. Ten presente que estos agentes cuentan con datos actualizados y tienen un gran conocimiento de los procesos de compra y venta de las empresas, así que, si tienes la oportunidad, no dudes en contactar con nuestros asesores, para que hagas una buena elección.

comprar-empresas-2

CALCULAR EL VALOR DE LA EMPRESA QUE SE ADQUIERE

Antes de contactar con el dueño de la empresa que elegiste, es importante que realices una investigación por tu cuenta, o de manos del profesional de Memory Consulting, para saber cuál es su valor real. Para realizar este proceso, puedes investigar el precio promedio de mercado de otras empresas similares o simplemente acudir a un experto que tenga información actualizada y pueda asesorarte en este aspecto.

Otro medio que puedes utilizar para definir el precio de la empresa, es dividir el total de los resultados que esperas conseguir, entre la tasa de rentabilidad o retorno que esperas conseguir de tu inversión. Por ejemplo, si calculas que la empresa puede llegar a generar ingresos anuales de 40.000 euros, y consideras que lo menos que puedes obtener de tu inversión es un retorno del 16%, necesitas dividir 40.000 euros entre 0,16, que en este caso daría 250.000 euros, y ese sería el precio real de la empresa.

Antes de tomar cualquier decisión, investiga los aspectos legales de la compañía, así como la contabilidad y los estados financieros. Para esto, es necesario que le pidas a la persona que vende la compañía los documentos que contienen la contabilidad de la empresa, el pago de impuestos, la licencia de funcionamiento, etc. Igualmente, lo más recomendable en este caso es contratar los servicios de una auditoría que te ayude a realizar una investigación detallada de la empresa, para que no omitas ningún detalle y tomes una buena decisión.

NEGOCIAR PRECIO Y FINANCIAMIENTO DE LA EMPRESA

La negociación del precio la puedes hacer en caso de que consideres que el precio de la empresa es muy alto. Así que en este caso lo más apropiado es que le muestres al vendedor los datos que has recolectado y que te llevaron a establecer dicho valor por la empresa. De igual manera, necesitas negociar el financiamiento, procurando que sea justo para las dos partes. Normalmente, el vendedor pide un porcentaje del costo del negocio, y el resto del dinero lo financia en varias cuotas.

comprar-empresas-1

Una vez hayas definido cada uno de los puntos ya mencionados, puedes pasar a firmar el contrato. Ten presente que, aunque no es necesario que un notario esté presente al momento de dar tu firma, si es muy importante que acudas a él a la hora de legalizar las firmas.

En este caso, necesitas cambiar el nombre del titular de la empresa, actualizar tus datos de contribuyente en la oficina de impuestos, realizar los cambios de manejo que consideres pertinentes, etc.

En definitiva, se trata de alcanzar el máximo beneficio en cuestión de valor de empresa, de forma que la profesionalidad esté siempre presente en as gestiones que se hagan, y la fama de Memory Consulting siga creciendo en el sector.