Traspasar un negocio es una forma especial de comenzar una actividad empresarial, en forma de autónomo o PyME, y que consiste en una cesión del contrato de arrendamiento de un determinado local, a cambio de un determinado precio, es decir una compra de empresa concreta.

La legalidad está por encima de todo en este tipo de actividades, y por ello se cumplen las normas y las leyes establecidas para conseguir el objetivo deseado.

En Memory Consulting queremos que su negocio sea el más exitoso, y en ese sentido hacemos todo lo que esté en nuestras manos para conseguirlo, simplemente con seguir los pasos legales concretos, su sueño se hará la realidad en muy poco tiempo, y con todas las garantías de un negocio bien forjado y con solidez suficiente.

Sin más, solo tendrá que consultar el siguiente enlace, y se podrá poner en contacto con nosotros, quienes les responderemos todas las dudas al respecto, y con la máxima rapidez posible.

TIPOS DE TRASPASOS DE NEGOCIOS

En primer lugar se puede traspasar un negocio, a través de una cesión de arrendamientos, que viene regulada por el artículo 32 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, por la que se estipula que existe cesión del contrato sin contar con el consentimiento del propietario, aunque éste si podría elevar la renta hasta un 20%. En estos casos hay un plazo de un mes para comunicar con burofax el acuerdo del propietario sobre el traspaso. También se precisa en este modalidad de traspaso, cambiar la licencia de apertura con la titularidad del nuevo inquilino.

traspaso-empresas-2

Otra opción es hacer un traspaso de un local que se encuentra arrendado por una sociedad, y en el que existe la opción de compra de dicha sociedad, siempre y cuando se asuman los pagos pendientes de la misma en la fecha de la compra.

Un traspaso de un negocio en un local propio también es factible, y se procede con una valoración del negocio que se encuentra en marcha y con la firma de un contrato de arrendamiento, de forma que el empresario que adquiera el negocio pagará un precio por él, y luego una renta mensual a modo de alquiler.

La última modalidad posible, es que por fallecimiento del inquilino se produzca una subrogación sin cambiar las condiciones a sus herederos o legatarios, sin que le propietario pueda aumentar la renta en ningún momento.

VALORACION DEL TRASPASO DE UN NEGOCIO

La negociación del precio del traspaso es la parte más complicada de ejecutar, ya que supone que ambas partes puedan no estar siempre de acuerdo, y que quien adquiera el negocio estudie con detenimiento el tipo de beneficios que le generará en el futuro, y contraste si el precio que paga por el mismo es rentable.

Para realizar este paso de forma segura, es bueno hacerse con toda la información respectiva al traspaso, es decir, el contrato de arrendamiento, la antigüedad, los permisos y las licencias, el inventario de equipos y existencias, la facturación y los costes de los últimos años para comprobar la rentabilidad del negocio que se traspasa, la cartera de clientes, las declaraciones de hacienda, el posicionamiento comercial y la imagen de marca.

Toda la ayuda será poca en este asunto, por lo que nuestra recomendación es que los clientes cuenten con expertos en el tema para que ningún detalle importante pase desapercibido, una gran ayuda es la de nuestro equipo de Memory Consulting.

QUE IMPUESTOS HAY QUE PAGAR AL TRASPASARSE UN NEGOCIO

Cuando se traspasa un negocio íntegro, es decir, se continúa con la misma actividad económica y se traspasa todo aquello que conforma el negocio, no existen impuestos a pagar como el IVA o el impuesto de transmisiones patrimoniales, y la factura que se emita ha de ser sin IVA.

traspaso-empresas-1

Pero en el caso en el que se traspase solo una parte del negocio, entonces el propietario debe emitir una factura con IVA del 21% al inquilino que abandona el local, así como las retenciones que correspondan. De igual forma que si se traspasan bienes por separado, si existe IVA menos en los inmuebles, y en cuanto al ITP, se devenga el impuesto incluso en los inmuebles.

Respecto a la renta recibida en el traspaso, la tributación del IRPF se hará como ganancia patrimonial, la cual se calcula deduciendo del importe total del traspaso, el valor neto de los bienes y derechos que se han entregado. En caso de que el inquilino sea una sociedad, se tributa la ganancia en el impuesto de sociedades, y si se reinvierte se reduce hasta un 12% el tipo.

Por parte del propietario, lo que reciba del traspaso, lo computará como rendimiento del capital inmobiliario en la declaración de hacienda, y se puede aplicar hasta un 40% de reducción por tratarse de la obtención de una renta irregular en el tiempo.

Sin más, creemos que en Memory Consulting podemos ayudar mucho a neustros clientes, por eso les animamos a que pinchen aquí, y se encuentren con nosotros para que les resolvamos todas las dudas que puedan tener al respecto.